África hace parte de mi bienestar

El 22 de septiembre tuvo lugar la reunión de alto nivel sobre las necesidades de África en materia de desarrollo.

Lo cierto es que los logros alcanzados son insuficientes y no han conseguido transformar la estructura de dominación y control de los recursos. Como señaló Miguel d’Escoto: “Desde el punto de vista ético, esta necesidad se vuelve tanto más apremiante en tanto que resulta totalmente incongruente que las industrias extractivas multinacionales sean capaces de generar masivos e impresionantes capitales desde tierras, carne y sangre africanas, sin que dicha generación, y a veces, expoliación de riqueza, produzca en retorno una diversificada inversión extranjera directa”

El déficit democrático es tremendo y no hay señales que animen a pensar que tiempos mejores se avecinan.

Incluso anclados en el restrictivo paradigma del desarrollo que utiliza como indicador los ODM y los mecanismos de inversión a través de los programas de cooperación, apenas si se ha conseguido una mejora sustancial en la coordinación y el control del dinero que se recibe.  Sin embargo, se está aún muy lejos del tan prometido 0,7% del PIB de los países donantes. Como lo señala el Informe del Secretario general de las NNUU para la reunón de alto nivel: “De conformidad con las recomendaciones formuladas en junio de 2008 por el Grupo Directivo sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio en África, dado que la financiación externa para el desarrollo de África debe aumentar hasta 72.000 millones de dólares anuales a fin de apoyar la consecución de los objetivos de desarrollo del Milenio (compárese esa cifra con el plan de rescate de 700.000 millones de dólares propuesto por Bush para salvarnos de la crisis y de paso enriquecer aún más a sus amigos) los asociados para el desarrollo deben cumplir los compromisos de asistencia oficial que contrajeron en la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo y durante el período previo a la Cumbre Mundial 2005, entre otras ocasiones en la cumbre del Grupo de los Ocho celebrada en Gleneagles.

En todo caso, siguiendo este paradigma y logrando que se aumentara las donaciones, el ritmo de progreso sería muy lento y mantendría a una enorme masa de población excluida de la participación real.

De otro lado, el enfoque dominante no hace énfasis en la manera de “empoderar a los ciudadanos”, tan solo lo menciona.  Quizás un camino sería que la comunidad internacional se comprometiera a incluir la ciencia y la innovación en el corazón de las políticas de desarrollo.  Países como Sudáfrica y, más recientemente Rwanda, lideran el camino para promover los sistemas de innovación como un factor clave para el desarrollo sostenible pero aún la legislación internacional está pensada para no favorecer este tipo de procesos.

La reducción de la brecha tecnológica es urgente. Recientemente se han producido movimientos aparentemente positivos en algunas áreas, como la disminución de la brecha digital a través del sector de la telefonía móvil. Casi todos los países africanos ahora tienen más usuarios de teléfonos celulares que de líneas fijas. Sólo en 2006, alrededor de 65 millones de personas registraron un celular, lo que equivale a que 22 por ciento de los africanos tiene un aparato de ese tipo.  Sin embargo, medir esa reducción usando el indicador de usuarios solo muestra la implantación de un componente del sistema técnico y no permite afirmar que efectivamente la brecha se haya reducido, como algunos bienpensantes creen.

Vuelvo al principio y señalo que África sola o mal acompañada no saldrá adelante.  Los malpensantes creemos que nuestra responsabilidad ciudadana pasa por demandar a los gobernantes que se dejen de eufemismos y establezcan con la celeridad con que se formulan “planes para salir de las crisis financieras” condiciones adecuadas, acciones de reparación y justicia para nuestros hermanos africanos.  Nuestro bienestar nos va en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s