Ciencia ficción

LA CIENCIA FICCIÓN DESDE UNA LECTURA DE 2001 ODISEA EN EL ESPACIO

A la manera de Borges pienso que los géneros literarios dependen menos de los textos que del modo en que éstos son leídos.  Hablar sobre la ciencia ficción o la literatura fantástica, es hablar, en cierto modo, de la manera en que los lectores abordan este tipo de textos.

Con 2001 Odisea en el espacio se plasmó una idea a través de dos versiones diferentes. Una audiovisual y otra literaria.  A diferencia de lo que cabría suponer, la versión literaria resulta mucho más detallada y comprensible que la otra.  Los lectores necesitan menos claves para comprender el sentido del texto, pudiendo aproximarse a él como a un libro de aventuras, encontrando con el paso de las páginas las pistas para seguir en la lectura.  En cambio con la película de Kubrick, no se descubren los conceptos que el espectador requiere para entenderla, como diría Woody Allen: sólo me gustó la película cuando una amiga me la explicó y la volví a ver.  Es una obra de un alto contenido abstracto que requiere de una predisposición para captarla, tanto en sus aspectos estéticos, como en su contenido existencial.

Me voy a referir a esto último en las siguientes líneas.  El tiempo es la pregunta fundamental del ser humano desde mi punto de vista. En la ciencia ficción y particularmente en 2001 Odisea en el espacio, la reflexión última es el tiempo.  La última imagen de la película o el hijo de las estrellas en el libro es una metáfora a la condición de imagen de la eternidad que detenta el tiempo.  Ahora bien, el estilo y los argumentos que acompañan estas reflexiones están condimentados por el saber científico-técnico y es ahí donde radica la especificidad de este tipo de manifestaciones culturales.  Obviamente sin la teoría de la evolución de Darwin o la teoría de la relatividad de Einstein o la práctica científica de validación de argumentos a través de la verificación empírica, hubiese sido muy difícil realizar una obra de este estilo.  Ya no somos lo que éramos y las reflexiones sobre el tiempo, encajan ahora las visiones que tenemos de lo que somos a partir de lo que sabemos.

Para que una obra sea de ciencia ficción no basta con que muestre un robot o haga juegos extraños de luces para sugerir propiedades fantásticas de la materia, se debe tener rigor argumental basado en explicaciones plausibles frente a los fenómenos que muestre la obra.  Además debe abordar cuestiones culturales como la relación hombre-máquina, hombre-tiempo, hombre-conocimiento.

En el libro de Clarke se encuentran varias de las características anteriormente expuestas.  Por ejemplo, se presenta el esquema mental básico de argumentación científica bajo el que operan personas con esta formación, cuando escribe: “(…)  – Queda descartado-protestó- . No puede haber criaturas inteligente muy pequeñas; se necesita un mínimo de tamaño cerebral.  Floyd se había dado ya cuenta de que Michaels  y Halvorsen solían sustentar opiniones opuestas aun cuando no pareciese existir una hostilidad o fricción personal entre ellos. Parecían respetarse mutuamente; simplemente, estaban de acuerdo o en desacuerdo.”

También es interesante apreciar cómo el autor piensa que es posible un desarrollo en las ciencias cognitivas que conducirían hacía una revolución educativa en el siglo XX en donde debido a “técnicas de instrucción e información, poseía ya el equivalente a dos o tres carreras … y lo que era más podría recordar el 90% de lo aprendido”.  Desafortunadamente este deseo de Clarke no se ha plasmado y su mirada sobre el sistema educativo está resultando más bien contraria.

Otro elemento a señalar es el limite difuso que se presenta entre la evolución biológica y la evolución electrónica.  Parece que se yuxtaponen cuando se ha alcanzado un punto y determinadas características de los sistemas biológicos como el dolor o el crecimiento pasan a ser también características de los sistemas electrónicos.  Este problema parece recurrente en la mirada preocupada que hacen algunas personas sobre la autonomía de las máquinas y su propio gobierno, asignándoles características de pensamiento y de conciencia idénticas a la de los seres vivos actuales.  Ahí radica su preocupación, pero también su equivocación. El funcionamiento complejo de una red de información con capacidad de replicación basado en el silicio no tiene porque ser igual al funcionamiento neuronal basado en el carbono.  De hecho hoy día no lo es. Por lo tanto, el producto del manejo de la información y las redes que se puedan tejer, con el poder que esto pudiera conllevar, no tienen porque ser similares a las prácticas que empleamos para gobernarnos y el temor que sentimos de nosotros mismos.

Y finalmente Clarke vuelve al mito original, al origen del tiempo. “Estaba moviéndose a través de un nuevo orden de creación, con el cual pocos hombres soñaron siquiera. Más allá de los reinos del mar y la tierra y el aire y el espacio, se hallaba el reino del fuego, del cual él solo había tenido el privilegio de tener un vislumbre.”  Los cinco elementos de múltiples mitos de creación, aparecen nuevamente, re-encauchados en un nuevo mito de creación evolutiva, con otra escala de tiempo, en un mundo de fuego.

Termino retomando la idea del primer párrafo, para señalar que aún la mayoría de los lectores (espectadores) no cuenta con las claves necesarias y suficientes para poder hacer una lectura de ciencia-ficción.  La relación entre la mayoría de los ciudadanos y el desarrollo científico-técnico es casual y está mediada por un mensaje publicitario que privilegia determinados aspectos sobre otros.  Esta ausencia de visibilidad de tantas aristas del tema hace que la ciencia ficción sea un apartado escaso y muchas veces mal entendido incluso por algunos autores cuando la pretenden hacer y caen en cuentos de hadas adornados por mágicos y maternales encuentros.

Una respuesta a “Ciencia ficción

  1. Pingback: Progreso y tecnología « Sociedad en desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s