El capitalismo democrático

¡El capitalismo democrático es el mejor sistema que se ha desarrollado!   Se defienden los líderes políticos de nuestro tiempo.

Hay que apreciar cómo en los asesores de turno la palabra democracia, adjetiva de forma terapéutica los dramas de nuestro tiempo.  Basta con advertir lo que pasa en algunas regiones cuando a gravísimos problemas de violencia y falta de libertad se le receta en abundantes dosis programas de seguridad, eso sí, democrática.

Ahora cuando la crisis del sistema económico nos da en la cabeza, escuchamos que el capitalismo es el mejor sistema, eso sí, el capitalismo democrático.  La receta es preocupante y nada democrática.

Retomo las palabras de Amy Goodman en una entrevista: Como estos especuladores de alto vuelo están perdiendo todo el dinero de sus bancos, le toca al contribuyente acudir en su rescate. Michael Hudson, profesor de economía de la Universidad de Missouri, Kansas City y asesor en temas económicos del representante Dennis Kucinich, opina que un uso más sensato del dinero sería “salvar a estos 4 millones de propietarios del incumplimiento del pago de sus hipotecas y de ser expulsados de sus hogares. A como están las cosas ahora, los van a expulsar de las casas. Esas casas van a quedar vacías. Las ciudades van a perder impuestos a la propiedad y van a verse obligadas a recortar los gastos locales y reducir la infraestructura local. Se está sacrificando la economía en pos de pagarle a los especuladores.”

Prins siguió explicando: “Estamos nacionalizando la peor parte del sistema bancario … Estamos asumiendo riesgos que no podemos comprender. Así que es incluso más riesgoso.” Le pedí a Prins, a la luz de todas estas nacionalizaciones, que hablara sobre la posibilidad de nacionalizar el sistema de salud bajo la modalidad de un sistema de salud de pagador único. Me respondió: “Verdaderamente se podría destinar parte del dinero a este tema, adelantándose a un posible problema futuro, y ayudar a que la gente tenga asistencia médica.”

Lo anterior es preocupante e indignante… ah olvidaba una característica más del “capitalismo democrático” la autocrítica no hace parte de sus virtudes.  Después de todo el problema fue solo que la mano invisible desapareció.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s