Intervenciones urbanísticas

El tema de las intervenciones urbanísticas en barrios marginados es de gran importancia.  En las ciudades de este planeta más de 1000 millones de personas viven en tugurios.

Con frecuencia en determinados proyectos de cooperación al desarrollo, el sesgo sectorial, hace que se lleve agua potable o saneamiento, centros de salud, ludotecas y parques a barrios marginales y una vez terminada la intervención los resultados son contradictorios y en algunos casos chocantes.  Inversiones altas no han generado los resultados esperados y con el tiempo van languideciendo sin haber incorporado esas enormes áreas marginales al tejido formal de la ciudad.  Se ponen pequeños parches que solo consiguen aplazar la detonación de la explosión social que impera en muchas ciudades del planeta.

Las intervenciones urbanísticas deben ser integrales debido a la complejidad que se ha tejido por la naturaleza misma del asentamiento. Extender las tuberías que llevan agua desde un punto de la ciudad hasta un asentamiento informal, por ejemplo, debe hacer parte de la decisión de incorporar, con todos sus derechos, estos barrios al tejido formal de la ciudad.  De ahí la importancia de establecer intervenciones integrales urbanísticas cuyo objetivo sea la mejora del hábitat; es decir la mejora de la experiencia de vivir en ese territorio.

El premio de la Fundación Holcim para la construcción sostenible en América Latina se lo ha llevado este año un proyecto de la Empresa de Desarrollo Urbano de Medellín en Colombia.  Este premio pone de relevancia que las empresas públicas pueden ser capaces y eficientes, en contra de los que no conciben que ésto pueda acontecer.  También, pone de manifiesto que en la participación y coordinación con todos los sectores de la sociedad civil está la clave de las intervenciones transformadoras.

El proyecto de intervención urbana tiene componentes físico, social y de coordinación interinstitucional, que tienen como objetivo resolver problemáticas específicas sobre un territorio definido en donde se haya presentado una ausencia generalizada del Estado,  procurando el mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes.

El Proyecto Urbano Integral se está desarrollando en las comunas que poseen los índices de desarrollo humano más bajos de la ciudad.

La metodología está diseñada para que la comunidad sea acompañante permanente del proceso, lo que legitima cada una de las intervenciones.

El indicador de resultado es el crecimiento en el IDH (Índice de Desarrollo Humano).

Los indicadores de acciones son:
•125.000 mt2 de espacio público generado.
•La inversión es cuatro veces más que la realizada en la construcción del Metrocable.
•92% de la mano de obra es de habitantes de la zona intervenida.
•18 nuevos parques.
•8 barrios por primera vez tienen un parque.
•4 puentes peatonales y 8 pasos a nivel en el Parque Lineal Quebrada la Herrera.
•4 paseos peatonales con 2.8 Km lineales.
•Aumento del 300% del comercio en el Paseo Urbano Andalucía.
•11 eventos empresariales con una venta de $170.000.000 – 58,51 mil euros.
•25 eventos con una participación de 300 mil personas.

Este es un ejemplo de que es POSIBLE pero se requiere del compromiso serio y coordinado de los diferentes agentes.  De otro lado, la cooperación al desarrollo directa o indirecta debería reflexionar sobre el enfoque intentando aplicar modelos menos sectoriales y más integrales, y sobre el mecanismo para motivar las acciones coordinadas e integradas dentro de ese enfoque más integral.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s