Una democracia limitada

En algunas latitudes se observa a los EEUU como un modelo de democracia.  Muchos medios de comunicación se esfuerzan por presentar este modelo como un arquetipo de modernidad digno de ejemplo.

Si bien es conocido que Estados Unidos arrastra una de las tasas de participación electoral más bajas de las democracias occidentales, se desconocen, por lo general, requisitos, trabas y dificultades que obstruyen el proceso electoral. La complicación del sistema perjudica sobre todo a las minorías étnicas y, en particular, a los ciudadanos con más bajo nivel de ingresos o de estudios.

Pero además de cuestiones técnicas o burocráticas, las elecciones norteamericanas arrastran una tradición de pequeñas o grandes trampas, de ligeros o pesados fraudes, sutiles o groseras manipulaciones que no son conocidos por la mayoría de la opinión pública.

Los medios norteamericanos más responsables han venido realizando este año llamadas de advertencia sobre las fracturas del sistema electoral y, en concreto, sobre su gestión política y administrativa, para evitar que se repitan bochornos de citas electorales anteriores. Otros trabajos e investigación de más largo vuelo acreditan problemas serios en la historia de las elecciones norteamericanas.

El programa de TVE titulado En Portada realizó un buen reportaje sobre el sistema electoral y sus deficinecias que invito a ver:

http://www.rtve.es/alacarta/player/329670.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s