Archivo mensual: diciembre 2008

¿Sociedad(es) del conocimiento?

“La noción de sociedad de la información se basa en los progresos tecnológicos. En cambio, el concepto de sociedades del conocimiento comprende dimensiones sociales, éticas y políticas mucho más vastas. El hecho de que nos refiramos a sociedades, en plural, no se debe al azar, sino a la intención de rechazar la unicidad de un modelo “listo para su uso” que no tenga suficientemente en cuenta la diversidad cultural y lingüística, único elemento que nos permite a todos reconocernos en los cambios que se están produciendo actualmente. Hay siempre diferentes formas de conocimiento y cultura que intervienen en la edificación de las sociedades, comprendidas aquellas muy influidas
por el progreso científico y técnico moderno. No se puede admitir que la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación nos conduzca –en virtud de un determinismo tecnológico estrecho y fatalista– a prever una forma única de sociedad posible.”  Fuente: Hacia las sociedades del concimiento. UNESCO

A pesar de esta interesante llamada a la diversidad cultural.  Las diferentes formas de conocimiento no tienen las mismas calidades y cabría preguntarse si todas son válidas y deseables.  ¿Todas las formas de conocimiento conducen a la mejora de las condiciones de vida de los miembros de la sociedad?

La pregunta queda abierta…

Anuncios

¡Alto al fuego YA!

El Coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, calculó hoy que más de 320 palestinos han muerto (han sido asesinados)* y otros 1.400 han resultado heridos como consecuencia de los bombardeos israelíes en Gaza.

franja-de-gazaEntre las víctimas hubo al menos 62 mujeres y niños.

Del lado de Israel, agregó el funcionario en rueda de prensa, se produjeron dos muertos a raíz de los cohetes lanzados por Hamás contra territorio israelí.

“La escalada de víctimas del lado palestino refleja que por más que se quiera hacer puntería en circunstancias como las de Gaza, un área pequeña densamente poblada, es casi imposible evitar víctimas civiles”, dijo Holmes.

Al mismo tiempo destacó que la situación humanitaria en la Franja es sumamente grave, sobre todo por el bloqueo al que ha sido sometida durante meses y que se intensificó en las últimas semanas.

Por su parte, Karen Abu Zayd, comisionada general del Organismo de la ONU para los refugiados palestinos, explicó en conexión vía satélite desde Gaza, que los ataques israelíes se han expandido de instituciones de Hamás a viviendas particulares y la gente está desorientada y no sabe a dónde ir.

“Anoche 200 personas se refugiaron en dos de nuestras escuelas, en Rafah, porque los evacuaron de sus casas. Tememos que esto pase cada vez más, porque esta es época de exámenes”, señaló Abu Zayd.

Agregó que la gente en estos momentos está atemorizada ante la posibilidad de una invasión terrestre por parte de Israel.

Entrevista con un cooperante en el terreno

*El comentario es mío.

Fuente: Centro de Noticias de la ONU, mapa Wikipedia, la entrevista Cadena SER

¿Pesticidas sostenibles?

El tema de los plaguicidas conlleva polémica.   La potente industria agroquímica choca con los intereses de los ecologistas y son los agricultores los que en la práctica diaria dirimen esta controversia.  El objetivo debería ser el mismo: producir productos de calidad (calidad integral no cosmética) y preservar los recursos naturales.  Sin embargo, en la lucha por los mercados y la tremenda asimetría que existe en las condiciones de producción y comercialización, el gran objetivo deja paso a la cuenta de resultados bien sea de las empresas, bien sea de los productores.

Según un artículo firmado por Pablo Francescuttie en Soitu (que transcribo a continuación), Europa parece resuelta a acabar con el uso masivo e indiscriminado de los pesticidas (que quedaron fuera del reglamento REACH): una nueva norma cambiará de forma drástica la evaluación de la peligrosidad de tales agentes, además de prohibir la fumigación aérea y su uso en lugares públicos. Como es tradición con estos anuncios, las reacciones se han polarizado: las organizaciones de consumidores y ecologistas se muestran satisfechas; los fabricantes y productores agrarios se han vestido de luto.

A los pesticidas se los considera indispensables para proteger a los cultivos de insectos, roedores y hongos. A ellos debemos en gran parte el salto en la productividad agrícola de las últimas décadas, traducido en un incremento extraordinario de la oferta de alimentos. Y también les debemos un buen número de intoxicaciones, alteraciones neurológicas, genéticas e inmunológicas y la muerte de incontables formas de vida en aire, tierra y agua.

La futura directiva prohibirá los compuestos altamente tóxicos, dándose a la industria y a los agricultores un plazo de cinco años para que busquen sustitutos. Se vetará también la fumigación aérea —con algunas excepciones— y el uso de pesticidas en lugares públicos (parques y escuelas). Y se crearán zonas de seguridad entre los cultivos y los ecosistemas vecinos, con miras a minimizar el impacto de los demás pesticidas. Se pretende, en pocas palabras, promover un concepto y una práctica novedosas: los pesticidas sostenibles.

El texto consensuado antes del receso navideño será votado en el Parlamento Europeo a mediados de enero de 2009. Con él se quiere dar respuesta a temores muy extendidos: según un Eurobarómetro de 2006, al 63% de los ciudadanos de la Unión se siente preocupado por la presencia de residuos de pesticidas en frutos y vegetales.

Organizaciones de consumidores y ecologistas como PAN, HEAL y EEB han saludado la iniciativa, “en tanto significa la creación de una lista negra de pesticidas de ámbito europeo, que suprime algunos de los más peligrosos pesticidas del mercado, y por lo tanto, de los alimentos producidos en la UE”.

Mucho peor le ha caído a la industria y a los productores agrarios. La piedra de la discordia la pone el abandono del tradicional análisis de riesgos —basado en experimentos de laboratorio y cálculo probabilístico— en favor del “criterio de corte” (cut-off) —basado en presunciones de peligros potenciales—, aplicable a impactos ambientales imposibles de calibrar con los métodos habituales. La European Crop Protection Association (fabricantes de pesticidas) rechaza el nuevo enfoque por entender que «se basa únicamente en percepciones políticas».

¿Qué pasa con los productos foráneos?

¿Significa entonces que los agricultores quedarán a merced de las plagas y los consumidores volveremos a toparnos con gusanillos en la lechuga? Los defensores de la directiva aseguran que no, pues ésta fomentará el control integrado de plagas y el entrenamiento de los agricultores en el uso racional de pesticidas. Por añadidura, una cláusula permitirá a los pequeños horticultores continuar aplicando ciertas sustancias si las pestes que les afectan no pueden controlarse de otro modo. Inconmovibles, la industria y sus expertos profetizan una caída en la productividad y un aumento del precio de las hortalizas.

Más convincente encuentro la queja de Pekka Pesonen, secretario general de COPA-COGECA, de que si se prohíbe a los agricultores europeos el uso de una sustancia o producto, igual debería vetarse su importación; de lo contrario, los consumidores acabarán consumiendo alimentos tratados con la sustancia prohibida. Por eso creo que la nueva medida ambiental de la UE deberá surtir un efecto ejemplarizante, siendo imprescindible su extensión a los productores de otras latitudes que exportan comestibles al mercado comunitario.  Hasta aquí el artículo.

A manera de recordatorio debo decir que el objetivo de REACH fue detectar con mayor rapidez y exactitud las propiedades de las sustancias químicas. Su texto, especialmente riguroso con los productos tóxicos, permite a la industria química europea introducir a gran escala nuevas sustancias menos nocivas para la salud y el medio ambiente, lo que la debiera situar a la vanguardia de la tecnología y la innovación.

A partir del 1 de junio de 2006, las empresas que fabrican o importan más de una tonelada al año de una sustancia química deben registrarla en una base de datos central gestionada por Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos. La Agencia pone a disposición de las empresas interesadas toda la información necesaria y un arsenal de herramientas informaticas para facilitarles el paso a la nueva normativa.

El examen de REACH por los diputados y Ministros de Unión  ha suscitado intensos debates, con la activa participación de la sociedad civil. La amplitud de los cambios introducidos divide a industriales y ecologistas; aquéllos por temer la complejidad y los costes del nuevo sistema, éstos por el deseo de ir más allá por la vía de la “química verde” y hacia un modo de producción y consumo más respetuoso con la salud y el medio ambiente. El Consejo adoptó el texto definitivo el 18 de diciembre de 2006 tras alcanzarse un compromiso entre los interesados.

El nuevo Reglamento contempla el registro de 30 000 sustancias químicas. En adelante será la industria quien deba demostrar la inocuidad de los productos, lo que poco a poco la irá llevando a adoptar sustancias alternativas más seguras y estimulará la investigación y la innovación.

En cualquier caso queda de manifiesto que el tema de la producción de alimentos debería quedar por fuera de la simple lógica del mercado.  Incluso consiguiendo unos acuerdos justos de comercio en el marco de la OMC que equilibraran las reglas de juego (subsidios, salvaguardas, aranceles, reglamento para el uso de pesticidas, etc.) para todos los agricultores, la producción de alimentos debería estar amparada por una axiología orientada por los DDHH y no por el simple argumento del coste/beneficio.  Es urgente ampliar y dotar de herramientas a la FAO para que cumpliera un papel más proactivo que rescatara de la simple lógica comercial y de mercado a la producción de alimentos para que todos los intereses tuvieran un espacio en el que poder ponerse de acuerdo para converger en el objetivo más obvio para toda la especie: ALIMENTOS DE CALIDAD AL ALCANCE DE TODOS LOS SERES HUMANOS.

¡Feliz año!

Durante estos días siguen las fiestas, los festejos y las alegrías.  La televisión se llena de programas hechos de retazos, los informativos hacen acopio de balances.

En medio de este ambiente y con el estado de ánimo que lo inspira, invito a que recordemos a los más débiles, los que sufren, los refugiados, los secuestrados y sus familiasHagamos conciencia de su dolor para transformarla en acciones positivas y comprometidas con la justicia, de forma que, tal vez, el próximo año sea un mejor año para todos.

Felicitar

Hoy he recibido diferentes maneras de felicitar estas navidades.  En común tienen el llamado a despertar la conciencia de aquello que nos une.  Esos sentimientos y acciones que nos vinculan y nos hacen parte de eso que llamamos la humanidad:

Ríe
Ama
Sonríe
Relájate
Perdona
Pide ayuda
Sal a correr
Haz un favor
Delega tareas
Expresa lo tuyo
Rompe la rutina
Apoya al necesitado
Termina un proyecto deseado
Pinta un cuadro Sonríe a tus hijos
Permítete brillar Mira fotos viejas
Lee un buen libro Canta en la ducha
Sé niño otra vez Escucha la naturaleza
Escucha a un amigo Acepta un cumplido
Ayuda a un anciano Cumple tus promesas
Trátate como un amigo Ama a los animales
Haz un álbum familiar Daté un baño prolongado
Por hoy no te preocupes Deja que alguien te ayude
Muestra tu felicidad Comenta una entrada en un blog
Mira una flor con atención Pierde un poco de tiempo
Apaga el televisor y habla Escucha tu música preferida
Aprende aquello que siempre deseaste
Llama a tus amigos por teléfono
Haz un pequeño cambio en tu vida
Haz una lista de cosas que haces bien Disfruta la soledad, escucha el silencio
Cierra los ojos e imagina el mar Haz que alguien se sienta bien
Di a las personas amadas cuánto las quieres
Da un nombre a una estrella
Sabes que no estás solo
Piensa en lo que tienes
Planifica un viaje
Respira hondo
Hazte un regalo
Cultiva la amistad
Enamórate cada día
Medita

Sin olvidar a los que sufren y no pueden estar con sus seres queridos:

vineta-navidad

Una invitación a la lectura

elefantes

El viaje del elefante

Creando vínculos

El poder de la música.

Vale la pena conocer iniciativas como “Tocando para el cambio”