La cultura de las formas

Se dice que la democracia son las formas.

Las formas que todo lo contienen y que en si mismas comunican un estado de las cosas.

En momentos en que la euforía inmobiliaria ha dejado a las ciudades llenas de sus más feas cicatrices y en que los ciudadanos renunciamos a la belleza de las formas que resaltan la dignidad humana por la efímera sensación del lucro, vale la pena recomponer la andadura para imaginar y actuar sabiendo que otra arquitectura es posible y por tanto, otra ciudad es posible.

El Museo Guggenheim que inspira una manera de sentir y de pensar la relación del ser humano consigo mismo y con lo demás, celebra 50 años.  Esta celebración ha motivado diversas exposiciones, artículos y presentaciones.  Recomiendo este buen artículo firmado por Paul Goldberg en el New Yorker, Spiralling Upward.

STD1959033W00008-11

Si Frank Lloyd Wright levantara la cabeza …. ojalá que la innovación de los nuevos desarrollos inmobiliarios y urbanísticos venga acompañada de un enfoque más humano en el diseño que se revele compilador de los desarrollos científicos, artísticos y ambientales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s