Archivo mensual: julio 2009

Aprendemos más de los aciertos que de los errores

Aprender y recordar es algo estrechamente  ligado a nuestra habilidad para dar sentido al mundo. La plasticidad neuronal que entraña estos procesos es clave para comprender cómo funciona nuestro cerebro.

sinapsis neuronal

Earl K. Miller, profesor del “Picower Institute for Learning and Memory del MIT y sus colaboradores, Mark Histed y Anitha Pasupathy, consiguieron generar por vez primera una instantánea del proceso de aprendizaje de unos monos.

En esta imagen se pudo ver cómo las células individuales del cerebro no responden igual ante la información sobre una acción correcta que ante la información sobre una acción errónea.

Según explica el profesor Miller en un comunicado emitido por el MIT, lo que se ha demostrado es que las células del cerebro, cuando una acción genera un buen resultado, se sincronizan con lo que el animal está aprendiendo. Por el contrario, después de un error, no se produce ningún cambio en el cerebro ni se transforma en nada el comportamiento de los animales.

Esta investigación ayudaría a comprender mejor los mecanismos de plasticidad neuronal activados como respuesta al entorno, y tendría implicaciones para el entendimiento de cómo aprendemos, y también en la comprensión y el tratamiento de los trastornos de aprendizaje. La plasticidad neuronal es la capacidad del cerebro de cambiar a partir de la experiencia.

¿Cómo se hizo?

A los monos estudiados se les asignó la tarea de mirar dos imágenes alternantes en la pantalla de un ordenador. Cuando aparecía una de ellas, los monos eran recompensados si giraban su mirada hacia la derecha; cuando aparecía la otra imagen, los monos eran recompensados si miraban a la izquierda.

Los animales fueron tanteando, por el sistema de “prueba y error”, para descubrir qué imágenes exigían mirar en qué dirección.

Gracias a las mediciones realizadas entretanto en sus cerebros, los investigadores descubrieron que, dependiendo de si las respuestas de los monos eran correctas o incorrectas, ciertas partes de sus cerebros “resonaban” con las implicaciones de sus respuestas, durante algunos segundos.

Así, la actividad neuronal que seguía a una respuesta correcta y su recompensa correspondiente ayudaban a los monos a realizar mejor la siguiente tarea.

Por tanto, explica Miller, justo después de un acierto, las neuronas procesaban la información más deprisa y más efectivamente, y el mono tendía más a acertar la siguiente respuesta.
Sin embargo, después de un error no había mejoría alguna en el desempeño de las tareas. En otras palabras, sólo después del éxito, y no de los fracasos, tanto el comportamiento de los monos como el procesamiento de información de los cerebros de éstos mejoraron.

Dos regiones cerebrales implicadas

Según explican los científicos en la revista especializada Neuron-9 , para aprender de la experiencia se necesita saber si una acción pasada ha producido un buen resultado.

Se cree que la corteza prefrontal del cerebro y los ganglios basales juegan un importante papel en el aprendizaje de las relaciones entre estímulo y respuesta.

La corteza prefrontal del cerebro dirige los pensamientos y las acciones de acuerdo con objetivos internos, mientras que los ganglios basales están relacionados con el control motor, la cognición y las emociones.

Gracias a la presente investigación se sabe ahora, además, que ambas áreas cerebrales cuentan con toda la información disponible para llevar a cabo las conexiones y ordenaciones neuronales necesarias para el aprendizaje.

Por otro lado, hasta ahora se sabía que los ganglios basales y la corteza prefrontal están conectados entre sí y con el resto del cerebro, y que nos ayudan a aprender las asociaciones abstractas mediante la generación de breves señales neuronales, cuando una respuesta es correcta o incorrecta.

Pero, hasta ahora, no se había podido entender cómo esta actividad transitoria, que se produce en menos de un segundo, podía influir en acciones realizadas a continuación.

Más información transmitida

Gracias a este estudio, los investigadores descubrieron actividad en muchas neuronas dentro de ambas regiones del cerebro, como respuesta a la entrega o no de la recompensa. Esta actividad duró varios segundos, hasta la siguiente prueba.

Las respuestas de las neuronas de los monos fueron, por otra parte, más fuertes si en la prueba inmediatamente anterior habían sido recompensados, y más débiles si en la prueba anterior se habían equivocado.

Por último, tras una respuesta correcta, los impulsos eléctricos de las neuronas, tanto en la corteza prefrontal como en los ganglios basales, fueron más fuertes y transmitieron más cantidad de información.

Según Miller, esto explicaría porqué, en un nivel neuronal, tendemos a aprender más de nuestros aciertos que de nuestros fallos.

Fuente: Una nota de Yaiza Martínez tomada de TENDENCIAS 21

Juguetes

Cuando la tecnología se vuelve solo artefacto y éste se convierte en un juguete que manipula nuestro ego.

Zapatillas basura

El ganador del International Design Excellence Awards, IDEA, en la categoría de Ecodiseño ha sido la “Nike Trash Talk “, una zapatilla hecha con “basura”.

Gold_NikeTrashTalk_Web_1Si quieres conocer los ganadores del 2009 en las diferentes categorías, pincha aquí.

Armar y desarmar

Las nuevas tecnologías en la información y las comunicaciones (TIC)  imponen una serie de condicionamientos de conducta, además de los requerimientos técnicos imprescindibles.  Estos procesos generan un cambio en la manera en que se organizan y gestionan las instituciones.

El principio de la hibridación y/o remezcla de contenidos es potenciador de nuevas formas de hacer negocio y de concebir la propiedad (de las ideas).

Un ejemplo de la cuestión a la que me refiero la ha puesto en marcha la plataforma iFixid.  Esta empresa ligada a los productos del “mundo Mac”, ha creado una herramienta que consiste en un espacio de participación en el que le permiten a cualquier persona construir un “teardown” (proceso de desmontar, armar y desarmar) para cualquier producto. El sitio ofrece la estructura y el consejo para armar y desarmar los productos y herramientas. Después permite, recibe y apoya la “hibridación” de estos consejos. Es un ejemplo fantástico de un “híbrido o  como lo ha definido Lessig, una Remezcla.

Remix portada

De negocios y vacunas

Soy consciente de que en esta cultura conspiranóica esto puede exacerbar el estado de nervios.  Sin embargo, la información es objetiva y contrastable.  Es un punto de referencia que ayuda a comprender mejor los hilos del poder.

Tomado de una entrada que ví en Humanismo y Conectividad, un documental  Julián Alterini.

Nano

En el Concurso Internacional de Imágenes del Nanomundo SPMage09, en el que han participado este año más de 250 trabajos de 30 países diferentes, ya hay un ganador.

Malaria humana infectando un glóbulo rojoEsta es la imagen de la malaria humana  (Plasmodium malariae) infectando los glóbulos rojos. Tomado por: Li Ang
National University of Singapore (Singapore).

Fuente: SOITU

Pequeñas diferencias, grandes cambios

En la entrada anterior mostraba un vídeo en el que se señalaba el parentesco entre humanos y chimpancés.  Somos primos muy cercanos.  Sin embargo, es interesante observar que pequísimas diferencias en el genoma producen resultados tan evidentes de diferenciación.

Fuente: Richard Dawkins