¿De dónde viene lo que comemos?

Saber de dónde viene y cómo se produce la comida que nos comemos, no solo es conveniente para nuestra salud, también es sano para la construcción de nuestra condición de ciudadanos.

Hay una estrecha relación entre la comida y el territorio.  La economía de la especulación, que ha dejado a su paso cicatrices espantosas en el tejido urbano y un tsunami social en forma de endeudamiento de muchos (ciudadanos secuestrados) y acumulación de unos pocos, está muy relacionado con la manera en que se produce y se comercializan los alimentos en el mundo.

Los siguentes vídeos son campañas de sensibilización sobre el consumo.  Sin embargo, no deja de ser paradógico que se aliente el consumo local y la transformación de los hábitos alimenticios (en algunas ciudades como en Paris se están incentivando los huertos locales) y a la vez se promueva el libre comercio y el arbitraje de los mercados como forma de regulación perfecta.

Este vídeo fue realizado por el Ministerio de Agricultura del Japón.  Alienta sobre el cambio de los modos de consumo.

El segundo vídeo es una campaña canadiense que alienta al consumo de lo local.

Una recomendación de lectura: Menos es más, introducción a la filosofía del decrecimiento.

Vodpod videos no longer available.


Una respuesta a “¿De dónde viene lo que comemos?

  1. Dependencia alimentaria.

    Concuerdo en la nota ya que debemos generar en nosotros una cultura del consumo, saber de dónde proviene cada alimento que llevamos a nuestro organismo además de motivos de salud como se ha comentado, nos sirve para ayudar a la economía nacional, ayudar a nuestros conciudadanos, respetar en si nuestro territorio y motivar un crecimiento en el ahorro y crecimiento económico.

    Los videos son muy interesantes y nos marcan una pauta que se tiene que respetar y poner en práctica en cada nación, no es razonable que la dieta básica o canasta básica de cierta sociedad, sea de importación debemos de concientizarnos, comenzar a pensar en los beneficios del hecho de consumir productos nacionales (locales) puede ayudar a nuestro crecimiento, al fortalecimiento del campo y a la independencia alimentaria.

    Con ayuda de los medios y de los grandes monopolios se ha plantado en nuestra sociedad la conocida “industria cultural” ocasionando como resultado una cultura de masas; manipuladora, falsa, no espontanea que fija un prototipo que cada día toma más fuerza, absorbiendo y desechando culturas verdaderas; esto tiene como resultado una total manipulación en nuestra forma de reaccionar a ciertas circunstancias, a nuestro consumo y más en general a nuestra forma de vida.

    Les dejo unos datos del sexenio pasada sólo para que se den una idea de lo grave que es la dependencia alimentaria, si con este dinero se invirtiera o se hubiera generado un plan de desarrollo a largo plazo para ser independientes en este ramo, la crisis económica actual no sería tan deplorable y sería más fácil recuperarnos y tener un mejor nivel de vida:

    En el gobierno pasado “ el 50 por ciento de la demanda nacional de alimentos fue cubierta con adquisiciones del exterior y podría agudizarse a partir de 2008, debido a la eliminación total de los aranceles que prevé el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”

    De acuerdo con cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en los próximos tres años las importaciones de maíz se incrementarán 40 por ciento, al pasar de 7.3 millones a 10.2 millones de toneladas.

    Al comienzo del (TLCAN), México reportó una dependencia de 19 por ciento en el área de alimentos, pero en las dos últimas administraciones la cifra creció hasta 150 por ciento, asentó la Confederación Nacional Campesina (CNC).

    “No es posible que casi la mitad de las divisas que entran por la venta de petróleo tengan que salir por la compra de granos básicos, carne y leche, entre otros, que pueden producirse en el país”, comentó por su parte el dirigente de la organización, Heladio Ramírez López.

    Agregó que en los primeros cinco años del gobierno foxista México gastó 9 mil 500 millones de dólares en la importación de cereales, 10 mil 600 millones en carnes y despojos animales, 8 mil 400 millones más en granos y 3 mil 100 millones de dólares en grasas animales y vegetales.

    A mi parecer estos datos son sorprendentes cuánto dinero se gasta en importación, si se crearan planes para apoyar al campo en nuestro país no existiría tanta pobreza, creceríamos económicamente y se vería reflejado en nuestra sociedad ya que con nuevos incentivos hacia un imaginario social; en el que el objetivo sea el bienestar de todos nos veríamos menos afectados en situaciones de crisis, como por ejemplo la que ocurre en este periodo con la implementación de impuestos y demás objetivos.

    El tiempo no se detiene, la carrera ha comenzada tiempo atrás, aquel que logre independizarse en el ámbito alimenticio tendrá una ventaja única, pues lo único que debería importar es el cuidado hacia con nuestro organismo nuestra supervivencia ya que lógicamente sin alimento nada es posible.

    Edhwar Kalef.

    con datos de la Jornada:
    http://www.bilaterals.org/article.php3?id_article=5540&lang=en
    http://www.jornada.unam.mx/2007/08/02/index.php?section=sociedad&article=041n2soc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s