¿Quién soy?

Un agrofilósofo. Siempre he sentido una gran atracción por la libertad.  El único modo de vida que me puede conducir a esa aspiración es la vita activa (aunque esto suene a anuncio de yogur).  Es decir, la convicción íntima en hacer algo que valga la pena y que me trascienda: sembrar un árbol, escribir un libro, educar un hijo.  En ese proceso se entra en relación con los demás humanes (hombres y mujeres) y este contacto con unos y otros mirándoles a los ojos y reconociéndome en sus rostros y en sus convicciones es el que me ha llevado a trazar una trayectoria por el trabajo en el ámbito de lo público y en especial del desarrollo sostenible (ODS).

De otro lado, he considerado imprescindible intentar vincular mis habilidades profesionales, techne, a las posibilidades de trabajo, praxis, en un entorno que me permita no sólo la finalidad de una retribución económica que todo trabajo conlleva, sino la realización de mis aspiraciones, a través de la contribución personal a un mundo justo.


__________________________________________________________________________________________________