14 ideas para la paz

  1. La transformación de los sistemas agroalimentarios es necesaria y ojalá fuera inminente.
  2. Generar biomasa y calorías no debe ser el único objetivo del sistema.
  3. La adaptación al #CambioClimático pasa por esa urgente transformación pero esta requiere de voluntad ciudadana, acción política y de investigación científica, desarrollo y mucha innovación.
  4. La política científica es una cosa y la política en I+D+i es otra.  Relacionadas y complementarias pero diferentes.  Amparar ambas bajo el objetivo de la competitividad es un error. Tener una sola agenda de investigación, desarrollo e innovación otro.
  5. Ambas políticas necesitan de la educación y la divulgación científica como mecanismo de aprendizaje colectivo.  La incorporación de la cultura científica (identidad universal) a la cultura en general (identidad local) es imprescindible y condición de posibilidad para el desarrollo de una sociedad del conocimiento que genere valor y bienestar.
  6. La investigación científica debe ser autónoma y su orientación no puede estar subordinada a la agenda política y menos al vaivén electoral.
  7. Una economía basada en conocimiento y competitiva debe invertir en I+D al menos el 4 % del PIB.  Lo demás es carreta y hoy estamos lejos de eso. IMG_2257
  8. Difundir conocimiento científico y tecnológico debe ser una actividad amparada por el derecho de todo ciudadano a estar informado (ilustrado) y debe hacerse sin restricciones, ni deformaciones.  No es marketing, ni debe estar mediado por el mercado y el interés comercial.
  9. En un país tan biodiverso como Colombia, orientar la transformación del sistema agroalimentario requiere de mucha I+D+i para que se creen ventajas competitivas basadas en esa biodiversidad, pero esto no lo hacen solo los centros de investigación o las universidades sin involucrar a los empresarios y (bio) industriales y en general al tejido productivo.
  10. Con al menos 2 %  de los presupuestos del Estado provenientes de regalías u otras fuentes se podrían incubar 1000 proyectos de alta tecnología por año con participación del sector privado y comunitario en un modelo más versátil y práctico que el actual.
  11. El rol del investigador que genera tecnología es tan importante como el del que la transfiere.  Ambas son facetas de la misma moneda y deben orientarse a la solución de problemas concretos, acotados y bien diagnosticados del sistema agroalimentario actual.
  12. Una política bien dirigida y financiada de I+D+i debe apropiarse del territorio generando sistemas de innovación interconectados que lo cohesionen. Una red de innovación.  Estos sistemas no se gestan por obra y gracia de una norma.  Se deben estimular y cultivar por medio de una serie de acciones complementarias en diversos ámbitos intersectoriales.
  13. Produce inmensa tristeza asistir al debate político y constatar que su única aspiración es vencer al contradictor, mientras la sociedad se desangra ante intereses y ganancias que vistas en la perspectiva del desafío planetario por la crisis climática parecen no solo mezquinas si no insignificantes.
  14. Es urgente democratizar la gestión y el control de la tecnología en nuestras sociedades y hay que repensar las instituciones actuales pues éstas hoy están capturadas por determinados lobbies y así la transformación de estos sistemas agroalimentarios con el propósito de vertebrar los territorios, mejorar la integridad ecológica, construir tejido comunitario, adaptarse al #CambioClimático y proveer nutrición sana y balanceada será una quimera.

Continuar leyendo “14 ideas para la paz”

¿Qué es un sistema de ciencia y tecnología?

Los animales estamos constantemente recibiendo y procesando información para movernos por el mundo.  Vamos elaborando representaciones de la realidad con el fin de conseguir los objetivos que nos proponemos.

Dentro de los animales «craneados», es decir, que tenemos este equipamiento maravilloso llamado cerebro, los humanes hacemos representaciones bastante complejas de ese mundo exterior y las conservamos y socializamos mediante el lenguaje.

Para ser más exitosos en lo que nos proponemos debemos lograr un mayor ajuste entre la representación que construimos y la realidad.  Cuando esos modelos explicativos se ajustan a la realidad decimos que son verdaderos.  Por esto es que la verdad principal valor de la ciencia. Acá una precisión: verdad (una propiedad objetiva de la representación) no es lo mismo que veracidad (una capacidad moral: la intención de querer decir siempre la verdad).   Además de la verdad, hay otra condición muy importante para la ciencia: La consistencia de los modelos explicativos que se elaboran.

¿Quién hace la ciencia?

En las sociedades modernas la ciencia es un propósito social que se lleva a cabo por medio de un sistema de ciencia y tecnología.  Cuando se dice sistema se hace referencia a una estructura, unos componentes y unos procesos.  Por tanto, en un sistema de ciencia se pueden encontrar científicos, administrativos, educadores, filósofos, sociólogos, políticos, abogados, editores, periodistas, que cumplan algún papel en la generación y socialización de modelos explicativos.   También, el sistema está compuesto de instituciones claves como:  centros de investigación, medios de comunicación, periodismo científico, empresas con base tecnológica, unidades legislativas especializadas, entre otras.  Por tanto, hacen ciencia muchas personas y hay muchos roles que deben articularse con ese propósito.

Hoy cuando la Covid-19 ha confinado al mundo por miedo al contagio masivo y el posible colapso de la salud pública si esto llegara a pasar, vale la pena reflexionar sobre cómo se hace la ciencia y qué no hicimos como sociedad planetaria para tratar de prevenir esta enfermedad.

La respuesta fácil sería identificar a un culpable y sentir algo de tranquilidad acusándolo de todos nuestros problemas, pero en realidad lo que ha ocurrido es consecuencia de no tener como sociedad planetaria una correcta escala de valores y prioridades.

La verdad parece un valor que debería encabezar nuestra escala de valores para movernos con menor riesgo por el mundo.  Esto parecería lo más sensato.  Y para ello la prioridad debería ser dotarnos de un sistema de ciencia y tecnología robusto.

Ahora cuando estamos con el agua al cuello por la pandemia en medio de un contexto de crisis climática, empezamos a comprender que no podemos simplemente «comprar» ciencia.  Tener un sistema de ciencia y tecnología robusto que de luces sobre cómo satisfacer las necesidades de la sociedad en materia de salud, por ejemplo, requiere tiempo.  Se puede invertir mucho dinero para construir un centro de investigación y equiparlo, pero si no tenemos comunidades de científicos no lograríamos lo que buscamos; podemos tener buenos científicos en red y dotarlos con equipos para que lleven a cabo su labor pero si las políticas CyT no son las adecuadas el sistema pierde efectividad y fracasaremos, en fin …

Si fijamos prioridades y definimos medidas urgentes, me gustaría proponer lo siguiente: los países como Colombia necesitan tener más y mejores científicos para hacer más investigaciones que ayuden a conocerlo mejor y orienten nuestras decisiones en base a la verdad, es decir, a modelos más ajustados a como es la realidad. Esto solo se logra si gente joven aspira a serlo.  Es apasionante.  Pero de otro lado, como ya lo mencioné antes, no se trata de que todos seamos científicos, no solo los científicos hacen ciencia.  También se necesita, sobre todo, ciudadanos con una visión profunda de lo que es la ciencia y la tecnología, de forma que participen activamente en su construcción. Ahí ustedes son la esperanza.

¿Qué es el SNIA?

Ley 1876 de 2017 crea el Sistema nacional de innovación agropecuaria, notas para la reflexión.

La ley como toda ley es un marco normativo.  En este caso son unas reglas de juego que permiten llevar a cabo una serie de acciones que tienen como objetivo incrementar el ritmo y la contundencia de la innovación del sector agropecuario para mejorar su competitividad.

Esta ley abre una ventana de oportunidad.  Pero es ni más, ni menos, solo eso:  una oportunidad. La actividad productiva se caracteriza por el dinamismo constante. Las circunstancias evolucionan permanentemente conllevando problemas y oportunidades. Los viajes plácidos a velocidad constante en donde se conoce de antemano el destino no existen en la aventura de la producción.  Por esta razón es que la innovación entendida como la capacidad de anticiparse y acortar el tiempo de respuesta a las circunstancias productivas se hace imprescindible.  La innovación es la que hace posible lo que otros pensaban improbable.

SAM_1020

Una sociedad más innovadora y un sector agropecuario más competitivo necesitan que la educación, la investigación y la extensión no sean compartimentos estancos en los que cada uno viva ensimismado en su realidad orientado hacia el logro de sus objetivos específicos.  El ámbito de la producción requiere que educación, extensión e investigación se articulen en la conformación de un sistema que favorezca ese proceso innovador que es capaz de crear y agregar valor.

La encrucijada que enfrenta el sector es compleja. De un lado, la satisfacción de las necesidades básicas de los habitantes del medio rural no da espera.  Los indicadores muestran que una sociedad que se llame democrática debe ponerlos en el centro de cualquier política que busque la cohesión social; de otra parte, mejorar la productividad del sector se hace imprescindible a la hora de generar riqueza.   Por esta razón, el sistema de innovación agropecuaria no puede definirse de manera simplista y debe orientarse por una serie de principios amplios que se complementen entre sí.  La articulación, el enfoque territorial, diferencial y de género, la asociatividad, la orientación hacia el desarrollo sostenible, la participación de todos los miembros del sistema, la seguridad alimentaria, el reconocimiento de la propiedad intelectual y el rol protagónico del productor en el proceso de la innovación son principios irrenunciables.

Los procesos y las instancias de gobernanza, articulación y participación se vuelven concretos en espacios geográficos acotados y definidos por lo que la ley denomina:  sistemas territoriales de innovación.  Esta forma de transcender una mirada sectorial y político-administrativa permite el desarrollo de las potencialidades del medio natural y social, de forma que se ordene mejor la producción y se gane en competitividad.  El tablero de juego es complejo y los competidores son buenos.

En medio de este contexto, la extensión agropecuaria se define como un subsistema que tiene como objetivo acompañar al productor comprendiendo sus circunstancias para gestionar el desarrollo de sus capacidades individuales, colectivas y sociales, por medio de una adecuada articulación con el entorno y el acceso al conocimiento, tecnologías, productos y servicios de apoyo.  En este subsistema el rol del extensionista como mediador entre las dinámicas propias de la producción con las de la investigación y la capacitación es clave. Aquella imagen de un personaje visitando la finca del productor para ofrecer un listado de consejos sobre cómo hacer las cosas queda superado por una en la que: productor, investigador, educador se alinean para innovar gracias al trabajo silencioso pero efectivo del extensionista.

Es el momento de la confianza.  Hay que estudiar la ley y buscar entre todos articular poderosos vínculos afectivos y epistémicos. La confianza en que seamos capaces de consolidar territorios innovadores en donde la actividad agrícola genere valor debe ser el suelo sobre el que se apoyen nuestros pies para generar un mejor país, uno en el que quepamos todos.

Mujeres, siempre maravillosas mujeres

A finales del siglo XIX  un grupo de astrónomas fueron contratadas por  el director del observatorio de Harvard, Edward Charles Pickering, con el fin de realizar trabajos astronómicos sistemáticos y laboriosos.  Estas mujeres realizaron un trabajo extraordinario y muy valioso.

A continuación Henrietta S. Leavitt, una de estas mujeres astrónomas, nos presenta su viodeoblog.

Vodpod videos no longer available.

“El extraño caso de Henrietta Leavitt y Erasmus Cefeido” es un proyecto de divulgación científica que contribuye a mejorar la cultura científica.

¡Bienvenidas sean estas inciativas!

Relaciones

Hoy ha sido el lanzamiento del IPhone 5 de Apple. Este hecho ha recibido más atención en los medios de comunicación (publicidad en forma de noticia) que el ensayo clínico que ha mostrado, por primera vez, que es posible tener una vacuna efectiva contra el dengue. El dengue es una enfermedad que infecta a más de 100 millones de personas cada año y le cuesta la vida al menos a unas 20000.

La noticia tecnológica se produce cuando se toma distancia de la novedad empresarial y se analiza el artefacto, sus ventajas, desventajas, innovaciones, etc. Es en ese momento que puede tener relevancia el hecho tecnológico.

Esta campaña de expectativa disfrazada de información, me hizo recordar un concepto que explica este mecanismo: Construir la demanda o crear la necesidad. He enlazado el vídeo precedente (que circuló hace algún tiempo) porque explica qué es esto de construir la demanda. El vídeo lo hace en relación con el agua embotellada pero creo que es pertinente y se puede extender a otro tipo de productos. En este caso: artefactos de telefonía móvil.

Cuando dicen crisis yo digo estafa

– El 1% de la población posee el 43% de la riqueza total. El 10% controla el 83% de la riqueza.

– La élite económica mundial evadió al menos 16,7 billones de euros entre 2005 y 2010 (la cifra más pesimista eleva la cantidad a 25,6 billones), según un informe de Tax Justice Network publicado esta semana.

‘Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica, y los servicios sociales necesarios.

            Tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad’, artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Muy recomendable el artículo de Olga Rodríguez para Zona Crítica llamado: La estafa insostenible.


Bronca cuando ríen satisfechos al haber comprado sus derechos
bronca cuando se hacen moralistas y entran a correr a los artistas
bronca cuando a plena luz del día sacan a pasear su hipocresía
bronca de la brava, de la mía, bronca que se puede recitar…

para los que toman lo que es nuestro, con el guante de disimular,
para el que maneja los piolines de la marioneta universal…
para el que ha marcado las barajas y recibe siempre la mejor
con el as de espada nos domina, y con el de bastos entra a dar, y dar…

marcha… un , dos… no puedo ver tanta mentira organizada
sin responder… con voz ronca… mi bronca… mi bronca…

Bronca porque matan con descaro, pero nunca nada queda claro,
bronca porque roba el asaltante, pero también roba el gobernante…
bronca porque está prohibido todo, hasta lo que haré de cualquier modo,
bronca porque no se paga fianza, si nos encarcelan la esperanza…

bronca… bronca…. bronca…

Los que mandan tienen a este mundo repodrido y dividido en dos…
culpa de su afán de conquistarte por la fuerza o por la explotación…
bronca que me da cuando pretenden que me corte el pelo sin explicación
es mejor tener el pelo libre, que la libertad con fijador…

Marcha… un, dos… no puedo ver tanta mentira organizada
sin responder… con voz ronca… mi bronca… mi bronca…

Bronca sin fusiles y sin bombas, bronca con los dos dedos en V,
Bronca que también es esperanza, Marcha de la bronca y de la fe…

Páramos

El Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt acaba de publicar el Gran Libro de los Páramos.
Es una obra pensada para la divulgación a los niños de estos ecosistemas, sin embargo, es muy recomendable para los adultos.

Recordemos que los páramos son ecosistemas de montaña andinos ubicados por encima de los 2900 msnm.  Aunque es un ecosistema rico en biodiversidad y agua es extremadamente frágil y su conservación es clave para el conjunto del territorio.