Archivo de la etiqueta: diplomacia

1948 – 2008

Declaración Universal de los Derechos humanos

Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948

Artículo 1
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

(…)

boterotrict-1

Anuncios

Doha: palabras vacuas y voluntad de otra reunión

doha_ffd__logo1La Conferencia de Doha pretendía examinar la aplicación del Consenso de Monterrey.  Había expectativa por parte las algunas organizaciones de la sociedad civil porque además de este esfuerzo por clarificar “el lenguaje de la ayuda al desarrollo”, se lograra con meridiana claridad aumentar la cantidad de dinero que se invierte al desarrollo, especificando las cantidades y ampliando la actuación a los efectos del cambio climático y la crisis financiera en la pobreza.  La situación ha cambiado dramáticamente en estos seis años desde Monterrey, y por tanto había expectación porque en relación con las lecciones de los factores que han causado la crisis financiera internacional, se le pusiera freno a la evasión de los recursos fiscales y de capitales de la mayoría de empresas transnacionales cuando actúan en suelo de países pobres;  así como una reforma del sistema multilateral financiero, especialmente del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, de manera que su gobernanza fuera más representativa y democrática.  En Doha solo se han coseguido tibias manifestaciones en este sentido, sin alcanzar ningún compromiso relevante.

En el comunicado final, llamado “Documento de Doha”, los firmantes subrayaron la necesidad de efectuar una reforma fiscal y destacaron la importancia de que las naciones industrializadas cumplan con el objetivo de otorgar el 0.7% de su Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo.

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D´Escoto, dijo que “el encuentro ha sido un éxito porque se han dado los primeros pasos en la reforma del sistema financiero mundial” …. ¿éxito?

“Hemos acordado que estos cambios deben responder a las necesidades y preocupaciones de las naciones, ricas y pobres, Norte y Sur, y ese proceso de cambio será inclusivo y democrático”, afirmó.

Agregó que de esta manera ha comenzado el difícil proceso de reconstrucción de la confianza en las instituciones financieras internacionales.

Sin embargo ha quedado una vez más la sensación de que la crisis financiera ha hecho pasar a un segundo plano todos los otros temas, y ante todo la lucha contra la pobreza. Ha costando mucho movilizar la atención de los medios de comunicación masivos en torno a la importancia de la conferencia de Doha para avanzar en temas de desarrollo y ayuda a los que, paradógicamente más que nadie, están siendo víctimas de la crisis.

Como bien señala Ariane Arpa en Doha se reafirman los compromisos de Monterrey, hay acuerdo sobre la necesidad de reformar la gobernanza internacional, pero nada concreto. Y sobre todo, la sensacion es de “más de lo mismo“, cuando haría falta un replanteamiento global de nuestro sistema de vida, y buscar un modelo de desarrollo sostenible, que permita un mundo justo guiado por los derechos humanos.

Las Naciones Unidas

El nombre de “Naciones Unidas”, acuñado por el Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, se utilizó por primera vez el 1 ° de enero de 1942, en plena segunda guerra mundial, cuando representantes de 26 naciones aprobaron la “Declaración de las Naciones Unidas”, en virtud de la cual sus respectivos gobiernos se comprometían a seguir luchando juntos contra las Potencias del Eje.

Las primeras organizaciones internacionales establecidas por los Estados tenían por objeto cooperar sobre cuestiones especificas. La Unión Internacional de Telecomunicaciones fue fundada en 1865 bajo la denominación de Unión Telegráfica Internacional, y la Unión Postal Universal se creó en 1874. Hoy día son organismos especializados de las Naciones Unidas

En 1899 se celebró en La Haya la primera Conferencia Internacional de la Paz con el objeto de elaborar instrumentos que permitieran resolver pacíficamente las crisis, evitar la guerra y codificar normas de conducta en tiempo de guerra. La Conferencia aprobó la Convención para el arreglo pacifico de los conflictos internacionales y estableció la Corte Permanente de Arbitraje, que comenzó a operar en 1902.

El precursor de las Naciones Unidas fue la Sociedad de las Naciones, organización concebida en similares circunstancias durante la primera guerra mundial y establecida en 1919, de conformidad con el Tratado de Versalles, “para promover la cooperación internacional y conseguir la paz y la seguridad”. También en el marco del Tratado de Versalles se creó la Organización Internacional del Trabajo como organismo afiliado a la Sociedad de las Naciones. La Sociedad de las Naciones cesó su actividad al no haber conseguido evitar la segunda guerra mundial.

En 1945, representantes de 50 países se reunieron en San Francisco en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, para redactar la Carta de las Naciones Unidas. Los delegados deliberaron sobre la base de propuestas preparadas por los representantes de China, la Unión Soviética, el Reino Unido, y los Estados Unidos en Dumbarton Oaks, Estados Unidos, entre agosto y octubre de 1944. La Carta fue firmada el 26 de junio de 1945 por los representantes de los 50 países. Polonia, que no estuvo representada, la firmó mas tarde y se convirtió en uno de los 51 Estados Miembros fundadores.

Las Naciones Unidas empezaron a existir oficialmente el 24 de octubre de 1945, después de que la Carta fuera ratificada por China, Francia, la Unión Soviética, el Reino Unido, los Estados Unidos y la mayoría de los demás signatarios. El Día de las Naciones Unidas se celebra todos los años en esa fecha.

Los ciudadanos debemos exigir a los Estados miembros que apoyen las reformas de la Organización.

Asamblea general ONU

El discurso de Miguel d’Escoto fue emocionante y valiente.  Hizo un claro llamado a la acción.  Desde el humanismo cristiano animó a que nos reconozcamos en los ojos del prójimo para que los responsables de los Estados hagan suyo el mandato de los “pueblos” establecido en la Carta fundacional y encaren los retos que la injusta y difícil situación actual les demanda.  La democratización de la organización es un imperativo.

Lamentable que el “ritual” de la Asamblea no permita que los discursos de los jefes de Estado sean producto del trabajo y las conclusiones de las reuniones de alto nivel, en los que se presente el consenso,  las conclusiones y un plan de acción.  Por el contrario, envueltos en un protocolo decimonónico cada uno presenta su particular y muy restringido punto de vista a la sazón de los intereses que la política interna le demande.

Diálogo de sordos.