Sin futuro (2ªparte)

«La necesidad de una comprensión de la justicia basada en los logros está relacionada con el argumento de que la justicia no puede ser indiferente a las vidas de las personas que realmente pueden vivir. La importancia de las vidas, experiencias y realizaciones humanas no puede ser suplantada por las instituciones existentes y las reglas operantes. (…)», dice con extraordinaria lucidez Amartya Sen en su libro La idea de la justicia.

La democracia como el gobierno por discusión en el que el poder ha sido contrarrestado a través de un adecuado equilibro institucional es la tarea urgente de los políticos si quieren eliminar la pobreza.

De lo contrario esta viñeta del Roto lo dice con elocuencia.

Tomada de El País.

Anuncio publicitario

Desigualdad

El informe sobre el Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2010 se enfoca sobre este problema.

La desigualdad es sobretodo un rasgo de la matriz cultural que configura la región. Liderazgos paternalistas que cosechan en la tierra fértil de una población cada vez más resignada que exige dádivas y no derechos, configuran un modelo excluyente que mantiene privilegios y niega derechos.

La desigualdad no es solo un problema de políticos, de empresarios o de trabajadores.  Es un problema de TODOS que debemos atacar en el ámbito de actuación de cada uno.

Hay que actuar ya.

¿Qué estás haciendo tu para evitar la desigualdad?

Los vídeos de Vodpod ya no están disponibles.

Alegoría

Un compromiso renovado contra el hambre, es el título de la nota que aparece en la página web de la FAO de la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria que se está llevando a cabo en Roma.

«Los líderes mundiales convocados en la sede de la FAO para la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria, adoptaron por unanimidad una declaración prometiendo un renovado compromiso para erradicar el hambre de la faz de la tierra, de forma sostenible y a la mayor brevedad posible.

Los países acordaron también trabajar para invertir la tendencia a la baja de los fondos nacionales e internacionales para la agricultura y promover nuevas inversiones en el sector, mejorar la gobernanza de las cuestiones alimentarias a nivel mundial en asociación con las partes interesadas relevantes del sector público y privado, y a enfrentarse de forma proactiva a los desafíos del cambio climático y a la seguridad alimentaria.»

En el marco de un protocolo lleno de oropel, estas declaraciones, cargadas de buenas intenciones y parecidas a las que se emiten cumbre tras cumbre, me han hecho recordar el corto títulado One Hundredth of a Second.

Photo credit: ©FAO/Alessia Pierdomenico

Hitos que avergüenzan

Hay hitos que dan verguenza.  Se espera que en el 2009, la humanidad alcence la escandalosa cifra de 1.020 millones de personas que pasarán hambre a diario, según estima la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas. El problema es estructural y profundo.

Las metas de reducción del hambre para el 2015 de no más de 415 millones de seres humanos hambrientos (hecho de por sí, grave) parece que no se van a cumplir.  De nuevo, el problema es estructural y profundo.  Los políticos miran hacia otro lado.  Algunos dirán que son los efectos colaterales de la crisis económica.  Una maldición de los dioses.  Un castigo divino.

Fronteras intolerables

La forma en que vamos delineando los paisajes dice mucho de la fuerza que impulsa a las sociedades.

transcultural

Fronteras que atentan contra la dignidad humana.  La pobreza y la exclusión no es un problema de países.  Las fronteras las impone el modelo económico de exclusión dentro de cada territorio.

Foto: Imagen tomada de Humanismo y Conectividad

El agua es sagrada IV

La gestión del agua está en estrecha relación con la posibilidad de obtener resultados que permitan conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En la siguiente tabla (hecha con Gapminder World) se puede ver cómo está distribuido el acceso al agua potable según el ingreso en el mundo.

Es imprescindible

reforma-multilateralesLas políticas internacionales multilaterales encaminadas a la resolución de los graves problemas de desarrollo que afectan al mundo no son implementadas debido a la ausencia de la voluntad política y de las fuentes de financiación necesarias.  Muy pocas de las expectativas generadas en las Cumbres de los 90 y en la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas (Objetivos de Desarrollo del Milenio incluidos) están siendo cumplidas. Naciones Unidas no cuenta con la capacidad y posibilidades necesarias en estos temas de desarrollo, que parecen haber sido transferidos al mercado, sobre todo a través de las políticas impulsadas por las Instituciones de Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio.

Frente a esta situación, personas de todo el mundo están empezando a reivindicar su derecho democrático a participar en decisiones que tanto afectan a sus vidas. La Sociedad Civil mundial debe jugar un papel clave en el fomento de la democratización del Sistema de Instituciones Internacionales. En consecuencia, esta campaña se plantea impulsar una serie de reformas en las Instituciones Internacionales hacia un sistema de gobernabilidad democrática mundial, a través de procedimientos representativos en los que participen todos los actores de la arena mundial. Su objetivo es contribuir a la creación de una arquitectura mundial coherente, transparente, responsable y eficaz; basada en el desarrollo de una legislación internacional ampliamente aceptada por su valor y legitimidad democráticos; que ponga en el centro del Sistema unas Naciones Unidas más fuertes, más democráticas y con un control efectivo sobre todos sus órganos, agencias y sobre las otras organizaciones multilaterales mundiales. Un sistema institucional que contribuya de este modo a la construcción de un mundo más justo, equitativo, diverso, sostenible y pacífico.

Los objetivos son:

  • Conseguir que se desencadene un proceso de reforma profunda del Sistema de Instituciones Internacionales; conseguir que se desencadenen procesos concretos y específicos de reforma que sean buenos de por sí y que, dentro de un marco coherente, contribuyan al proceso de reforma profunda.
  • Involucrar en este proceso a la máxima cantidad posible de actores presentes en la escena mundial: instituciones internacionales, diferentes niveles de gobierno y Sociedad Civil en un sentido amplio. Incorporar a la Campaña Mundial actores clave del momentum político actual: el mundo de los parlamentarios y de sus organizaciones internacionales; el mundo de las autoridades locales y de sus organizaciones internacionales; grupos gubernamentales y organizaciones regionales y subregionales afines; entidades políticas subestatales; medios de comunicación afines; otras familias de la Sociedad Civil internacional (i.e. movimiento Responsabilidad Social de las Empresas); etc.
  • Seguir elaborando propuestas de la Sociedad Civil (y/o conjuntamente con otros actores) sobre las bases conceptuales, propositivas y metodológicas de la reforma.
  • Contribuir a la construcción de un movimiento social y político internacional capaz de desencadenar el proceso o procesos de reforma.

Si quieres participar puedes adherirte firmando el manifiesto pinchando AQUÍ

Hambre

Las nuevas estimaciones reportan que la población mundial que padece
hambre pasó de 842 millones a 848 millones entre 1990-1992 y 2003-2005.

Sin embargo, a raíz del alza de los precios de los alimentos, la situación de la inseguridad alimentaria se agravó: cifras provisionales de la FAO muestran que el número de personas malnutridas en los países en desarrollo se habrían incrementado en 75 millones entre 2005 y 2007, totalizando así 923 millones de personas a nivel mundial.

Ahora bien, durante 2008 se calcula que se han sumado 40 millones más
de personas a la población que padece hambre, según estimaciones presentadas en diciembre.

De acuerdo a la información desagregada por regiones disponible, el efecto
del alza de los precios de los alimentos habría significado 6 millones de personas más, malnutridas al cierre del 2007 en América Latina y el Caribe.

El informe de la FAO afirma que por el lado de la producción, las intervenciones que mejoren la productividad y el acceso a mercados de la llamada agricultura familiar campesina son claves, considerando que en países como Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Nicaragua se estima que la participación de este sector en la producción total agrícola fluctúa entre uno y dos tercios. Sin embargo, este peso en la producción pocas veces se ve representado en el interés de las políticas que se diseñan para el sector agropecuerio en estos países.

Se habla mucho de la mejora en las condiciones democráticas de los paises de Amérca Latina y el Caribe.  Sin embargo, a juzgar por las dramáticas condiciones de un gran sector de la población, fácilmente se concluye que esta forma de gobierno no es ejercida por el pueblo.

desnutricion-cronica-infantil

Saquen sus propias conclusiones.

Fuente: Panorama del hambre en América Latina y el Caribe. 2008 FAO

Doha: palabras vacuas y voluntad de otra reunión

doha_ffd__logo1La Conferencia de Doha pretendía examinar la aplicación del Consenso de Monterrey.  Había expectativa por parte las algunas organizaciones de la sociedad civil porque además de este esfuerzo por clarificar «el lenguaje de la ayuda al desarrollo», se lograra con meridiana claridad aumentar la cantidad de dinero que se invierte al desarrollo, especificando las cantidades y ampliando la actuación a los efectos del cambio climático y la crisis financiera en la pobreza.  La situación ha cambiado dramáticamente en estos seis años desde Monterrey, y por tanto había expectación porque en relación con las lecciones de los factores que han causado la crisis financiera internacional, se le pusiera freno a la evasión de los recursos fiscales y de capitales de la mayoría de empresas transnacionales cuando actúan en suelo de países pobres;  así como una reforma del sistema multilateral financiero, especialmente del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, de manera que su gobernanza fuera más representativa y democrática.  En Doha solo se han coseguido tibias manifestaciones en este sentido, sin alcanzar ningún compromiso relevante.

En el comunicado final, llamado “Documento de Doha”, los firmantes subrayaron la necesidad de efectuar una reforma fiscal y destacaron la importancia de que las naciones industrializadas cumplan con el objetivo de otorgar el 0.7% de su Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo.

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D´Escoto, dijo que «el encuentro ha sido un éxito porque se han dado los primeros pasos en la reforma del sistema financiero mundial» …. ¿éxito?

“Hemos acordado que estos cambios deben responder a las necesidades y preocupaciones de las naciones, ricas y pobres, Norte y Sur, y ese proceso de cambio será inclusivo y democrático”, afirmó.

Agregó que de esta manera ha comenzado el difícil proceso de reconstrucción de la confianza en las instituciones financieras internacionales.

Sin embargo ha quedado una vez más la sensación de que la crisis financiera ha hecho pasar a un segundo plano todos los otros temas, y ante todo la lucha contra la pobreza. Ha costando mucho movilizar la atención de los medios de comunicación masivos en torno a la importancia de la conferencia de Doha para avanzar en temas de desarrollo y ayuda a los que, paradógicamente más que nadie, están siendo víctimas de la crisis.

Como bien señala Ariane Arpa en Doha se reafirman los compromisos de Monterrey, hay acuerdo sobre la necesidad de reformar la gobernanza internacional, pero nada concreto. Y sobre todo, la sensacion es de «más de lo mismo«, cuando haría falta un replanteamiento global de nuestro sistema de vida, y buscar un modelo de desarrollo sostenible, que permita un mundo justo guiado por los derechos humanos.